domingo, 15 de enero de 2012

El sentimiento de culpa.

    Todos hemos sentido alguna vez ese juez interior que implacablemente dictaba sentencia.
    En ese momento la sensación de malestar nos invade, pues sentimos que no vamos acorde en pensamiento, palabra o actos, de nuestro patrón fijo determinado. La culpa cae ante nosotros quedándose fijamente adherida y embarrando cualquier situación que se presente.

         
    Nada tiene sentido de disfrute experimentado culpa, pues ésta tratará de interponerse, para con su presencia, recordarnos que su ausencia no será producida por el mero hecho del arrepentimiento. La culpa gana poder desde el inconsciente, pues en muchos casos es de donde emergen estos sentimientos.
    La culpa se impone en nosotros como la más adosada de las pieles, y se le añade la sensación de malestar y arrepentimiento que, mediante el canal del pensamiento, nos mortifica con su incesante condena. El enredo comienza al racionalizar -y no razonar- las justificaciones que provoquen remitir la magnitud del suceso.

    El sentimiento de culpa puede ser más duradero que una condena carcelaria, pues ésta nos hace prisioneros de la más difícil y deseadas de las libertades: la interior. La culpa tiñe toda atmósfera vivencial. Se llega a incorporar nada más despertar por la mañana, e incluso su impulso sigue interfiriendo a través de las imágenes oníricas que se producen en los sueños.
    La persona vive doblada con el peso de la culpa. Su carga cada vez se puede hacer más pesada e incluso acabar siendo incorporada a la rutina mental, ya que como un ruido de fondo, se mantiene a un lado de los procesos mentales. Su disolución puede ser provocada por el remiendo oportuno, por indiferencia, o por su propio desgaste.
Dependerá del grado de importancia que aportemos al sentimiento de culpa, y hasta qué punto el acto, palabra o pensamiento, llegan a tener un peso suficiente para provocar daños de inmensas magnitudes o resultados irreparables.

    La ecuanimidad, seguida de la reflexión lúcida y consciente, se convierten en herramientas para chequear el origen de la culpa, pues ésta a veces se camufla como una parte ya instalada de nosotros mismos. El sentimiento de culpa puede tener origen en creencias impuestas, ideales hacia nosotros, relaciones basadas en proyectar culpa para ser manipulados, o darnos cuenta también que hemos sido nosotros los que hemos manipulado. Otras, tienen un carácter más leve, como saltarse la dieta, no ir al gimnasio... Pero en cada uno de los casos, la sensación se basa en que nos hemos traicionado a nosotros mismos. Otras, podemos ser nosotros los que proyectemos culpa en los demás, pues nos permite en muchos casos prescindir de ciertas responsabilidades y acoplárselas a otros, saliendo airosos de una circunstancia.

    La culpa o arrepentimiento, produce una autoflagelación invisible hacia los demás. La consciencia se empaña y no ve más que la neblina de su sentimiento. La persona puede anhelar retroceder en el tiempo, pero empujado por el curso de la vida, siente que no queda otra alternativa que mirar hacia el frente.


    La culpa que no es instrumentalizada para reconocer el error y ejercitar el aprendizaje, sólo consigue robar paz y sosiego, pues solapado por la misma, estos estados no llegan a eclosionar en el sujeto. Las capas de culpa oscurecen cualquier florecimiento interior. Su fuerza compulsiva se va alimentando a medida que rumiamos con pensamientos repetitivos. Al no llegar a ser enfriado por la lucidez y la compasión hacia nosotros mismos, la culpa puede ir depositándose en el inconsciente, y en estado de letargo, esperar su activación a la mínima reacción que le despierte de su dormidera.
    Una culpa mal digerida se transforma en basura emocional y se convierte en un lastre que impide avanzar en la circunstancia vital.

    Una persona puede proyectar penitencias futuras que colmen la culpa interior. Otras veces se deja en manos de las casualidades, la señal o anticipo que afirme nuestra absolución, dejando la respuesta a calmar nuestro desasosiego en golpes de coincidencia que nos sirvan de orientación en la oscura inmensidad de la culpabilización.

    El sentimiento de culpa desgarra la paz interna, obnubila la consciencia y uno queda atrapado en la proyección de repercusiones anticipadas.
    El ser se sumerge y a veces queda cubierto por la presencia del ego. Éste se protege mediante autoengaños y justificaciones de todo tipo, quedándose respaldado en sus opiniones y protegido por sus afirmaciones.
    Sólo el anhelo de desinstalar la culpa nos puede hacer escarbar en nosotros mismos. Eso significa que iríamos profundizando hasta alcanzar el origen que promueve la culpa (siempre hablando de daños menores y sobre todo profundizando en el remordimiento; obviando los actos impunes o crueles, y menos aún, perversos), y descubriríamos el arsenal de miedos e inseguridades que hilan la culpa.

    La culpa en sí no es provechosa y desgasta la energía sin ningún fin en concreto que el de la autocompasión y la fricción con nosotros mismos. Sólo tiene sentido cuando se alquimiza con la firme resolución de querer modificar la actitud y las acciones en cuanto la vida nos vuelva a presentar la oportunidad de una repetida situación y, la afrontemos con consciencia resolutiva.

    Por no aceptar nuestros fallos evitamos que nos culpen; por no entender que los demás cometen fallos, buscamos culpables.

                                               
    El buscador comprende que la culpa desprende un hilo que, si lo sigue, le transporta hacia dentro. Trata de observar para no identificarse con ese proceso, entendiendo que sólo es una pequeña piedra dentro de un zapato y que a cada paso se manifiesta su molestia. Trata de analizar sus puntos de vista, inseguridades, miedos infundados y todo ese manantial de memorias instaladas que despiertan la incomodidad de la culpa. Trata de entender que el hecho de permanecer en este planeta va a distar de diversos intereses con el resto de personas y, que no por ello debe dejar de velar por los suyos, pero eso sí, tratando de no dañar a los demás. Comprende en su senda, que a medida que su personalidad se va desetiquetando, no hay lugar para culpas y reproches hacia uno, pues desarrollando la atención y la idoneidad, irá cubriendo sus circunstancias sin caer en negligencias y eligiendo con cordura, respuestas más conscientes y sabias.

12 comentarios:

  1. ¿Cuántas cosas nos hemos quedado sin hacer o cuantas cosas nos hemos perdido en nuestra vida, frenados por el posterior sentimiento de culpa? ¿Cuántas cosas no hemos saboreado bien después de hechas por ese mismo sentimiento? ¿Y de cuántas cosas nos hemos arrepentido porque nos señalaron con el dedo acusador de la culpa?

    Creo que la culpa es un sentimiento que nos frena a hacer mucho, y el hacer es avanzar. Pero especialmente, es un lastre que nos niega a menudo disfrutar de lo hecho.

    Suscribo tus palabras, Raúl, sabías palabras y muy bien escritas. No conocía esta faceta tuya y ahora que la he descubierto, llevo toda la tarde leyendo entradas tuyas. ;)

    Un saludo

    Ñk.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus reflexiones y compartir tu tiempo en indagar. Me alegra que te guste y disfrutes del contenido que no es más que la manera de arrojar luz (en lo posible) a todo aquello que nos mantiene muchas veces anclado y desconcertados en algún modo.
    Gracias también por participar, ya que son los comentarios los que aportan vida a un blog, lejos de convertirse en un monólogo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. marina corral moreno15 de enero de 2012, 13:59

    Eres un crak y me quedo sin saber que decirte mas que: sabias tus palabras y que sigas asi maestro ;-). Un besazo y cuidate!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Marina, otro besote para ti también, y gracias por participar :)

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Raul,a veces no nos damos cuenta de ciertas cosas o no las pensamos hasta que lees un artículo como este y te hace reflexionar. Totalmente de acuerdo en que la culpa gana poder desde el inconsciente, me ha gustado!!Un beso y sigue así!!Aroa.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Aroa. De vez en cuando hay que reflexionar para no ser autómatas de nosotros mismos.
    Gracias por participar y me alegra que te guste!

    ResponderEliminar
  7. raul,, me veo muy reflejada en tus palabras ; en mi pasado me he sentido muy juzgada aunke no se dieran cuenta hasta ke punto me hacian daño y saber ke exixten personas como tu ke ven mas alla de sus narices me provoca una gran alegria porke gente como tu son las ke hacen falta en este mundo

    ResponderEliminar
  8. Felicidades Raúl, muy bonito e instructivo.
    Miguel Alameda

    ResponderEliminar
  9. Gracias Patricia, muchas veces la culpa es una herramienta para que nos manipulen a través de ella, pues nos volvemos muy vulnerables sobre la misma. Hay que trabajar en desarrollar una perspectiva que no nos confunda y nos haga caer en las redes de la culpabilización.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Miguel, un honor que te guste.

    ResponderEliminar
  11. Aunque no tenga nada que ver con la entrada, me gustaría comentarte que me parece una gran elección la que has hecho eligiendo circulo rojo como editorial. Yo estoy ya ultimando detalles para enviar mi novela a la imprenta y, de momento, estoy muy contento con ellos.
    Despues de leer tus reflexiones, tengo curiosidad por ver de qué va la cosa. Podrías poner un capitulillo en el blog para abrir boca...
    Te invito, si te apetece, a conocer la mía.
    www.diosesterrenales.com
    Un saludo, compañero de editorial.

    ResponderEliminar
  12. Hola Javier, pues la verdad es que me lo recomendaron y viendo la web me parecen muy legales (cosa difícil de encontrar en estos tiempos), y al final me decidí por ellos.
    Te puedo adelantar que la novela tendrá connotaciones de espiritualidad, pero dentro de una historia muy humana y muy cercana a las sensaciones que podemos tener todos en un momento dado.
    Gracias por participar en este blog y que te gusten las reflexiones. Echaré un vistazo al tuyo!!
    Ah! Suerte con tu novela!! Ya me comentarás...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar